El camino para Argentina es la exploración

Es bien conocido que el Secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y el Rey Saudí Abdullah, el 11 de septiembre de 2014, acordaron acciones para bajar el precio del petróleo.

Los americanos y los saudíes coincidieron en un interés común, complicar el acceso a los mercados petroleros del mundo de sus competidores de mayor costo, ubicados además en la vereda de enfrente en lo geopolítico e ideológico como Venezuela, Rusia y sus aliados Siria e Irán. Producto de este tipo de acciones, los saudíes y sus socios de la OPEP utilizaron la menor o mayor inyección de petróleo, para manejar la suba o la baja de los precios. En el año 2008, el petróleo alcanzó un precio de u$s147 el barril por restricción consensuada de la producción y hoy el WTI sobrevuela los 40 dólares el barril, en base a una estrategia conjunta de mayor oferta.

Faltaba algo, incorporar a Irán al club. La oportunidad para EEUU se encontró en las negociaciones por el desarme nuclear, con los llamados P5 – los países más poderosos del mundo. Hoy el acuerdo con Irán está resuelto y más allá del pretexto nuclear subyace la estratégica decisión de atraer al gigante petrolero iraní al juego de EEUU. Según la nota del especialista Nick Cunningham al sitio CNN Expansión, Irán tiene reservas por 158.000 millones de barriles de petróleo, entre las mejores cuatro del mundo. Pero no han sido desarrolladas todavía, producto de su aislamiento.

También podría almacenar 500 millones de barriles de petróleo y 2 billones de pies cúbicos de gas natural en el Mar Caspio, pero sus disputas territoriales con Azerbaiyán y Turkmenistán lo han impedido. Esto irá cambiando luego del acuerdo. De todas maneras, según Platts, Irán ya ha almacenado unos 53 millones de barriles de petróleo y condensados y podrá colocar a partir del 2016 entre 350.000 y 500.000 barriles de crudo adicionales, si se levantan las sanciones.

Este escenario nos proyecta hacia un período de mucha oferta de petróleo y gas y bajos precios. Goldman Sachs ha dicho que el petróleo podría permanecer en alrededor de 50 dólares el barril hasta el año 2020. Hasta en Canadá se está sintiendo el impacto. CNN Expansión menciona que la empresa Canadian Oil Sands, que posee una participación del 37% en el proyecto Syncrude, el mayor productor de petróleo a partir de arenas petrolíferas de Canadá, perdió u$s128 millones en el segundo trimestre por la baja del precio del petróleo. Las empresas canadienses, como en otros países, están recortando gastos y retrasando proyectos. Treinta y tres grandes proyectos de petróleo y gas han sido retrasados o cancelados; necesitarán precios del petróleo más altos para que logren su punto de equilibrio.

Los argentinos tenemos que asumir esta contingencia y reaccionar rápidamente. Hace poco en Neuquén el Presidente de YPF, Miguel Galuccio manifestó “ya no se discute más si Vaca Muerta puede o no producir, produce” y agregó ”si logramos subsistir con un petróleo de 50 dólares, el negocio está garantizado para siempre”. Está marcando un rumbo, hay que encontrar el petróleo y el gas de menor costo. En este sentido, me parece acertada la decisión de YPF de licitar y adjudicar 6.000 km2 de sísmica en tres dimensiones (3D) onshore en las Cuencas Neuquina, Cuyana y del Golfo San Jorge, la mayor campaña sísmica de los últimos diez años. Dicha actividad fue adjudicada a Wellfield Services, una compañía con base en Chile, en asociación con la compañía argentina UGA Seismic, a partir de una inversión de más de u$s100 millones. También YPF se mostró dispuesto a avanzar en una agresiva campaña de prospección marítima, frente a las costas de Bahía Blanca.

Sin dudas y aunque demoremos un par de años en tener resultados, considero que este es el camino para el desarrollo de nuestra riqueza petrolera, la exploración y la sísmica. Tenemos 19 cuencas sedimentarias y 3 cuencas marítimas, con muy bajo nivel de exploración tanto a nivel territorial como desde su estructuración en profundidad. Tenemos que explorar y encontrar niveles de petróleo y gas convencional y thigth, así como consolidar las reservas y los conocimientos en shale. La articulación de la producción entre reservorios de distintas estructuras geológicas, con precios para el petróleo y el gas basados en referencias internacionales, nos darán resultados en muy poco tiempo. Obvio acotar que deberemos contar con un escenario macroeconómico distinto y confiable para la inversión energética en nuestro país.

http://www.argentinashale.com/es/opinion/el-camino-para-argentina-es-la-exploracion

YPF en Nueva York, otro equivocado abordaje

Hace poco YPF dio a conocer su reporte financiero de 2014 ante la Securities and Exchange Comission (SEC) en los Estados Unidos, para informar a los inversores sobre el estado de la compañía y la situación de la Argentina para sus operaciones.

El informe de Miguel Galuccio invocó como riesgos, a la hora de invertir en la Argentina, más allá del conflicto con los holdouts, las altas tasas de interés, los cambios abruptos en el valor de la moneda, los niveles altos de inflación, el control del tipo de cambio y de precios y salarios, las regulaciones para importar y los cambios en la política económica y fiscal. Todo ello, de acuerdo a este informe, podrá impactar negativamente en el 2015 en la situación financiera de YPF y en los resultados sobre sus activos y operaciones.

Lo curioso es que, en un marco socioeconómico parecido, el informe del año 2013 de YPF apuntó a descalificar el carácter de accionistas controlantes de YPF del estado nacional y de las provincias, argumentando que no podía asegurar que las decisiones tomadas por los accionistas controlantes, no colisionaran con los intereses del resto de los accionistas. También cargó contra las empresas provinciales y las condiciones que pudieran imponer las provincias para la exploración y explotación de hidrocarburos, lo cual le sirvió al Gobierno Nacional, a partir del dictado de una nueva ley, para restringir la participación de las empresas provinciales en la forma de “carry” en cada área concesionada y avanzar sobre regulaciones a los cánones, impuestos y regalías provinciales.

La nueva ley no incorporó, tal cual lo manifestamos en distintas notas, definiciones imprescindibles sobre la multiplicidad de aspectos negativos del escenario macroeconómico de la Argentina, que paradójicamente mencionó YPF en su último informe. No solamente perdimos un tiempo preciado, la ley no sirvió en nada para dinamizar el sector. Quedó claro que, aún en condiciones desfavorables, los principales avances del shale en la Argentina, con Chevron, Dow Chemical, ExxonMobil, Shell y Petrobras, entre otras, se han dado con el carry de G&P, empresa neuquina de hidrocarburos y el fuerte protagonismo del gobierno provincial.

No le ayuda a las provincias que están en la avanzada del desarrollo petrolero y gasífero de la Argentina que YPF multiplique incertidumbres sobre un escenario macroeconómico que el mundo ya conoce. Parece ridículo que no se emitan billetes de mayor valor en el país para ocultar los efectos inflacionarios de una década y le transmitamos a los inversores del mundo la gravedad de nuestra inflación. No parece coherente que una empresa “de bandera” que participa en los mercados externos procurando inversiones, reniegue de su condición de ser controlada por el estado argentino, efectuando apreciaciones que desvirtúan y son contrarias a su propia génesis y constitución, y rozan el agravio para el país, su carta fundacional y también para las autonomías provinciales.

En definitiva, las cuestiones macroeconómicas responden al modelo político de un gobierno nacional que no tiene vocación para cambiarlas y que al menos en esta versión, finaliza este año. Valoro el profesionalismo y las condiciones de Miguel Galuccio como un hombre planificador y respetuoso de las políticas de estado, por lo cual, a mi entender, este año debería ajustarse a promover y difundir las condiciones de nuestras cuencas continentales y marítimas, inexploradas casi en un 90%, y la potencialidad que tienen nuestros recursos convencionales y no convencionales y al mismo tiempo trabajar para generar, para los próximos años y de acuerdo a su experiencia, un escenario macroeconómico estable y previsible para el desarrollo que anhelamos, particularmente en lo que se refiere a precios internos genuinos, para el gas y para el petróleo.

http://www.argentinashale.com/es/opinion/ypf-en-nueva-york-otro-equivocado-abordaje

PETROLEO EN ARGENTINA: LA CAÍDA DE LOS PRECIOS NOS IMPONE UNA URGENTE REFORMULACIÓN DE LA ACTIVIDAD

La inesperada caída del precio del petróleo en los últimos meses generó desconcierto e incertidumbre en un país como el nuestro, que en los últimos tiempos no ha sido capaz de generar reglas claras y credibilidad para que desembarquen inversiones que son extremadamente necesarias. Nos creímos que, por el sólo hecho de poseer reservas de hidrocarburos extraordinarias, que son tangibles pero potenciales, teníamos la solución al problema del autoabastecimiento energético y el crecimiento.

Nos invadió el facilismo; pocos meses atrás Vaca Muerta era la solución a todos nuestros problemas. A fines del año pasado, conjuntamente con Fernando Rodriguez, especialista de la Agencia de Energía de los Estados Unidos, difundimos una nota titulada “La fantasía de Vaca Muerta”, donde alertábamos sobre los riesgos de colocar todas las expectativas y esfuerzos únicamente en el shale. Para nosotros el shale en la Argentina era y es muy importante; es tener expectativas y futuro. El shale nos asegura recursos energéticos para las próximas generaciones, sólo bastará contar con tecnología y precios adecuados para sacarlo.

Acaso el peor impacto de la caída internacional del precio del barril en nuestro país sea que hoy Vaca Muerta ya no tiene un volumen protagónico en la agenda de los argentinos, lo que considero un error gravísimo. Es posible inferir un acuerdo entre Arabia Saudí, Qatar, Emiratos Arabes y Kuwait, para que el precio del petróleo baje sideralmente, en detrimento de los otros integrantes de la OPEP, pero también podría pensarse que este pacto incluye a los Estados Unidos. Me animo a decir entonces, que el piso del precio del petróleo para los próximos años, será el umbral de rentabilidad de Eagle Ford, entre U$S50 y U$S55/ barril. Con esos precios la producción de convencionales en nuestro país es una opción válida.

Argentina debiera haber reaccionado velozmente, saliendo a buscar el petróleo y el gas de menor costo, algo que nunca tendríamos que haber dejado de hacer.La primera responsabilidad fue del Gobierno Nacional. La falta de un precio para el gas natural – prácticamente se lo congeló por más de una década – provocó la degradación de las reservas de petróleo y gas, que disminuyeron drásticamente a la mitad, por la falta de incentivos para las inversiones en exploración. Cuesta hacer entender en la Argentina que en nuestras cuencas, en general, hay más gas que petróleo y si el gas no tiene precio, arrastra al conjunto en su inviabilidad económica.

Interpreto que el próximo Gobierno Nacional, tendrá el gran desafío de diseñar cómo interactuar en ésta difícil coyuntura internacional promoviendo una audaz y agresiva estrategia de recuperación, activación y desarrollo de nuevas exploraciones de gas y petróleo. En un territorio que ha identificado 19 cuencas sedimentarias con una superficie de 1.750.000 km2 y 3 cuencas de unos 400.000 km2 que se extienden bajo las aguas del mar. Y de las cuales solamente 5 se encuentran en producción (tan solo el 22 % de la superficie); y que, de acuerdo a especialistas, de este 22 % resta explorar aproximadamente la mitad y, en profundidad, falta investigar un tercio de los horizontes productivos probables, con lo cual, el porcentaje real explorado en la Argentina no llega al 10 %.
Es imprescindible también definir una política de precios clara y previsible, a través de normas de jerarquía, con la referencia internacional para el petróleo y en base al valor de importación (mínimo US$7 MMBTU) para el gas.

En este marco, considero primordial llevar a la práctica una definición conceptual, debe haber un solo petróleo y un solo gas, que elimine éste caótico festival de precios, la discrecionalidad, los subsidios, si se trata de petróleo o gas viejo o nuevo, superficial o más profundo, shale, tight, o cualquier otro. Se trata de liberar a cada empresa para que, en materia de producción, tome las decisiones que estime más convenientes.

En esta estrategia debe participar YPF, pero abriendo las puertas a otras empresas del sector que puedan aportar recursos financieros y tecnologías avanzadas en recuperación. YPF podría convocar a empresas para asociarse hoy en unas 60 áreas de recursos convencionales, alrededor de un 40% de las que posee en concesión, que tienen bajo nivel de actividad.

Un modelo para asimilar es el de Pan American Energy en Cerro Dragón, Chubut, un área que comprende varios yacimientos de petróleo y gas. La incorporación de sísmica 3D y herramientas de resonancia magnética, sumado a mejoras en las tecnologías de recuperación, le han permitido a PAE ser la primera productora de petróleo – convencional – en la Argentina, a partir de mantener sus reservas e incrementar en unos 1000 m3/día por año la producción de petróleo en la última década, previendo para este año superar los 15.000 m3.

Otro buen ejemplo es Neuquén, a través de su empresa G&P se ha anticipado también con acierto, generando asociaciones con distintas empresas en cerca de 60 áreas, antes de dictarse la nueva Ley de Hidrocarburos, y ha canjeado a YPF su participación en áreas no convencionales, optando por el desarrollo de recursos convencionales. Sin dejar de pensar en el shale, el gobernador Neuquino, sigue convocando a las principales empresas del mundo, como en los últimos días a directivos de ExxonMobil para la exploración de 5 áreas con una inversión de US$500 Millones. Le demuestra así al presidente de YPF, Miguel Gallucio que las provincias pueden realizar enormes aportes, con capacidad y profesionalismo, al desarrollo del shale, aún en escenarios de precios bajos. No caben dudas que, primero con Chevron, luego con Dow Chemical, Shell y Petrobras, entre otras, los principales avances del shale en la Argentina se han dado con el “carry” de G&P y el fuerte protagonismo de la provincia de Neuquén.

Ing. José Brillo – Ex Diputado Nacional

Octubre 2016
L M X J V S D
« Sep    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Etiquetas